Camino al Emprendimiento, por Colomba Orezzoli

Por Puente Estudio

Autor: COLOMBA OREZZOLI

Founder @lolalolashoes

 

¿Estás pensando en lanzarte al fin con esa idea que te vuela la cabeza? Entonces este artículo te puede interesar. Hace algunos años, cuando estaba recién adentrándome en el maravilloso y desafiante mundo del emprendimiento, leí varias columnas y artículos de todo tipo en donde se hablaba de los consejos más importantes para un emprendedor. En todas estas lecturas, se mencionaba prácticamente lo mismo. Se repetían mucho las palabras “planificación” y “medición”; que eran lo mas importante a la hora de lanzar un negocio. Y sí  -son realmente importantes- pero hoy te quiero compartir varios tips tremendamente útiles que nunca nadie me dio y que no leí en ningún lado, sino que lo he ido aprendiendo a porrazos a lo largo del camino. ¡Espero de corazón que te sirvan!

  • AHORRA ANTES.

No te lances a esta aventura solo porque te parece idílico. “Voy a ser mi propio jefe y manejaré mis tiempos” suena maravilloso, incluso romántico, pero considerando que el temido “valle de la muerte” (proceso en el que tus gastos son mayores a tus ventas, por ende eres insolvente) dura un año aproximadamente, lo mas probable es que tus ventas no te generen el flujo suficiente para subsistir durante este período, y es por esto que la mayoría de los emprendimientos termina fracasando. Ahorra una cantidad suficiente para tus gastos personales antes de lanzar tu negocio, de esta manera, todo -o por lo menos gran parte-  del dinero que éste vaya generando puedas reinvertirlo y no te lo “comas” con tus gastos personales. Nunca está demás recalcar que mientras estés en el valle de la muerte, no podrás darte mayores lujos, ¡pero todo es por un bien mayor!

 

  • NO ESCATIMES EN FOTOS.

¿Estás pensando en hacer las fotos tú mismo? Pues piénsalo de nuevo. A no ser que tengas conocimiento de fotografía y/o un celular con la cámara mas potente del mercado (y a veces ni con eso es suficiente), NO saques las fotos tu, que para eso existen los fotógrafos. Quiero ser muy majadera en este punto, ya que muchos creen que contratar un servicio profesional es un “gasto” mas que una inversión. ERROR. Todo, pero absolutamente todo entra por la vista. De cómo muestres tu tienda o servicio va a depender si destacas o no, si tu perfil de Instagram y pagina web son mediocres o no, si te diferencias de las millones de competencias que existen o no. Lo más probable es que tus fotos no sean iguales a los de un fotógrafo, y que termines gastando el triple de tiempo para un resultado insatisfactorio. Mejor usa tus valiosas horas en ocuparte de tus productos, clientes y distintos aspectos comerciales del negocio, y déjale este ítem a un profesional. Si lanzas productos y las fotos son malas, lo más probable es que a la gente no le transmitas nada, y justo eso es lo que queremos evitar. Piensa en cuantas ventas pueden generarse por una sola buena foto. Esto lo he visto reflejado en mi propia tienda, y te digo que la diferencia es abismal.

 

Ok, imaginemos que de verdad tu presupuesto es muy limitado y vas a ser tu propio fotógrafo. Sacaste una foto digna del mejor Instagram, pero ¿pensaste en la edición? Porque eso es un tema aparte. ¿Manejas las curvas de tonos, Photoshop, Lightroom o cualquier otro programa decente a nivel profesional, o por lo menos lo suficiente para lograr resultados iguales? Si la respuesta es no, aquí te dejo una idea que te puede servir: no inviertas todo el presupuesto que tenías pensado inicialmente en productos. Has una muestra, corrígela de ser necesario, y saca las fotos con esa muestra para hacer una Pre-Venta. De esta forma, vas a vender el producto sin haberlo pagado en su totalidad, lo que te va a generar caja para cuando la producción total esté lista y tengas que pagarle a tu proveedor. ¿Ves? Por haber ajustado el presupuesto para considerar fotos, generaste ventas y ahora estás más tranquilo para pagar.

 

  • NO CREES UNA MARCA DESDE EL IMPULSO.

Cranéala desde mucho antes, piénsala, busca muchísimas referencias, empápate de Pinterest, imprime imágenes, define sus colores, la visual en general, piensa en el packaging, en la experiencia de “unboxing”, incluso en las bolsas de courier. Haz un moodboard físico, que tengas visible cerca de tu escritorio. No guardes imágenes en la galería del teléfono, porque tarde o temprano esas valiosas fotos se pierden entre las miles que tenemos. Me costó mucho aprender este punto, pero en un mercado saturado, la gente quiere ver en tu marca o servicio algo consistente y bien definido, que sea reconocible y les genere confianza.

 

  • OJO A QUIEN PIDES CONSEJOS.

No escuches opiniones de gente que no sabe o no ha tenido negocios. ¿Tienes dudas, estás en aprietos? Quizás tus amigos o familia no son a quien debas pedirles la opinión, a no ser que tengan experiencia valiosa que compartirte. Te lo digo desde ahora, vas a escuchar muchísimos “lo que tu tienes que hacer”, “yo creo que lo mejor para ti es”, etc.

Si es la tía sesentona de tu pareja, esa que se pasa el día viendo telenovelas, solo sonríele y dile que sí.

Existen programas de mentoría que son tremendamente útiles, si puedes inscribirte en uno, hazlo. O si conoces a alguien que sea exitoso en lo que hace, no temas intentar ponerte en contacto con el/ella para que te dé un par de consejos y te diga como lo logró. Por lo general, a la gente con negocios exitosos les encanta contar su historia, escúchalos.

De todas formas, te recomiendo ser cuidadoso/a con este ítem, ya que vas a recibir tantos consejos que puede llegar a ser abrumador. De repente hace bien confiar en la intuición. Nadie conoce tu marca a profundidad como tu, quizás la respuesta ya la sabes y solo tienes que escucharte a ti mismo/a. Te diría que la clave es poner atención a los que saben, y encontrar el equilibrio con lo que tu quieres para tu marca.

 

  • TUS PROVEEDORES NO SON SOLO TUS PROVEEDORES, SON TUS SOCIOS.

Ellos son una parte fundamental de tu negocio. Gánate su confianza, haz que te tengan entre sus” clientes preferenciales”. Mejor aún si te pueden dar crédito. Aplazar tus pagos sin interés, y ordenarlos, es una muy buena estrategia para no acabar con tu liquidez y asegurar el funcionamiento, sobretodo en tiempos de crisis como lo que estamos viviendo.

 

  • LA SEPARACIÓN “TRABAJO-VIDA PERSONAL” NO EXISTE.

Por lo menos durante los primeros años. Hazte ya la idea de que vas a trabajar más horas que con un jefe, tu trabajo va a ser tu vida y vas a pasar 20 horas al día pensando en él, con todos los sentimientos intensos que esto conlleva (emoción, frustración, llanto, expectativas, etc)

Probablemente te quedes haciendo cosas hasta las 3AM, o se te ocurra una idea increíble justo antes de dormir y adiós sueño, porque cuando uno emprende no hay horarios, mas aún al principio que no hay dinero suficiente para contratar a un equipo y toda la carga se la lleva uno. Encuentra momentos para todo, de lo contrario es una locura. Oblígate a parar de vez en cuando, para tener una vida y salir con tus amigos o ver a tu familia (nota: incluso ahí estarás pensando en tu negocio, aunque sea en un pequeño porcentaje. Así es el emprendimiento)

 

Estos son los consejos que nunca recibí y que hoy quiero compartir. Sé que a veces suena un tanto espeluznante, pero de vedad que no hay mayor gratificación que ver tu proyecto avanzando, tomando forma, haciéndose conocido y que miles de personas confíen en tu servicio o producto. Si crees que éste es el camino para ti, pues bienvenido al club, arremángate la camisa y ¡a trabajar duro!